<< BACK TO EXPERIENCE EXCHANGE BLOG

CONFIEN EN SUS MANOS !!!

Cuando le planteamos esta consigna a quienes van a participar en una sesión con LEGO® SERIOUS PLAY®, le estamos pidiendo que adopten una actitud relajada, que improvisen y que dejen que todo fluya naturalmente. Pero ¿ cómo se hace esto ? ¿ cómo se aprende a improvisar ? la única respuesta es otra pregunta: ¿ que nos impide improvisar ?

Lo que tenemos que expresar ya está con nosotros, no es cuestión de hacer venir cierto material, sino de desbloquear los obstáculos que impiden un flujo natural. La improvisación es la intuición en acción. Cuando lo logramos, suelen producirse los insights, los avances súbitos y los descubrimientos. En la literatura Zen abundan relatos sobre el kensho y el satori: momentos de iluminación y momentos de total cambio en la manera de pensar.

En realidad, todos somos improvisadores y la forma más común de improvisación es quizá el lenguaje cotidiano. Cuando hablamos, tomamos unidades de un conjunto de ladrillos ( el vocabulario ) y reglas para combinarlos ( la gramática ). Esto lo hemos recibido de nuestra cultura. Pero las frases que armamos tal vez nunca fueron dichas antes y tal vez nadie las dirá después.

Cuando utilizamos LEGO® SERIOUS PLAY® en un contexto de selección y evaluación, toda esta dinámica – simple y compleja al mismo tiempo-  tiene características singulares. Le estamos pidiendo a alguien que está inmerso en un contexto inevitablemente competitivo y con expectativas de “ser elegido” o de tener un buen desempeño, que actúe con naturalidad, que “se deje llevar” y que no haga ningún esfuerzo consciente por mostrar su mejor imagen.

Es en este punto en donde algunas competencias de un buen Facilitador / selector adquieren gran relevancia. El contexto de un workshop con LEGO® SERIOUS PLAY® y el de la aplicación de la metodología en un proceso de selección y evaluación, son diferentes. En el primero trabajamos con participantes, mientras que en el segundo lo hacemos con candidatos, con todas las implicancias que esto tiene.

Por ello, incursionar en esta área de manera intuitiva y sin la preparación necesaria es, cuanto menos, peligroso. Una adecuada formación y un entrenamiento apropiado son condiciones esenciales para aprovechar toda la riqueza que la metodología tiene también en este campo y para mantener el necesario equilibrio entre la rigurosidad metodológica y el cuidado de las personas.